Visite el apartamento en tiempos de Victor Hugo situado en la Place des Vosges

"6 place Royale" en 1824
Realquilado tras partir la familia Hugo y transformado más tarde en aulas, el apartamento de la Place des Vosges ha sufrido múltiples metamorfosis con el transcurso de los años. A raíz de su venta en 1852 con motivo de la partida de Victor Hugo al exilio, la distribución original de las habitaciones fue modificada y la mayor parte del mobiliario dispersado. Los documentos que se conservan en el museo o los testimonios de los visitantes nos permiten, no obstante, recrear el ambiente que reinaba en tiempos de Victor Hugo.

Diversos documentos nos permiten, a pesar de ciertas incertidumbres, recuperar la topografía y la función original de las habitaciones que por lo demás ha cambiado con el transcurso de los años. El principal documento es la memoria de Guignon (que se conserva en el museo), que era el responsable de pulir y limpiar los suelos de parqué, los muebles y las tapicerías, y de hacer tapices o colgar cuadros, entre otras tareas. Asimismo, las abundantes facturas guardadas en los archivos del museo permiten conocer a fondo la vida doméstica de la familia Hugo, a la vez que evocan la actividad comercial del barrio.
Algunos detalles, como la chimenea del comedor, los muebles «góticos», el gusto por las tapicerías o la combinación de tejidos y clavos de cobre, permiten ya entrever la decoración de Hauteville House.

La escalera del hotel de Rohan-Guéménée fue aparentemente modificada en la segunda mitad del siglo XIX. En tiempos de Victor Hugo, el rellano de la entrada daba al centro de la actual antecámara (1), dando paso a la izquierda a una cocina (11) con vistas al patio interior.

  • Plan de l'appartement au temps de Victor Hugo

    Plan de l'appartement au temps de Victor Hugo

Iniciar presentación

El gusto de Victor Hugo se manifiesta ya en la misma antecámara: dos cofres de grandes dimensiones, escayolas, medallones de cobre, cuadros, grabados, etc. En diciembre de 1840 Guignon enumera hasta ochenta piezas, fecha en la que se instala entre las puertas de la cocina y el salón, una consola de caoba para exhibir las piezas de orfebrería.

Desde este punto, se accede al salón de cuero (2) con vistas a la plaza. Ornamentado con cueros laqueados, a excepción de un muro recubierto en toda su altura por un tapiz medieval, entre las ventanas del salón se halla una estufa y un gran aparador esculpido de la Edad Media. Enfrente se alza un banco con respaldo, de idéntico estilo, así como una estantería flanqueada por dos puertas que dan al pasillo y al gran salón. Los muebles rebosan de jarrones y porcelanas, mientras en la pared luce una panoplia de armas antiguas. Unas guardas de damasco rojo y el techo cubierto con el mismo tipo de tejido que data de 1837 ultiman el decorado. En noviembre de 1840, cuando la señora Hugo decide instalar su dormitorio, la habitación se transforma en un comedor y el suelo de mármol se cubre con un viejo tapiz persa.

  • Ecritoire de Mme Hugo, 1ère moitié du XIX siècle.

    Ecritoire de Mme Hugo, 1ère moitié du XIX siècle.

Iniciar presentación

Este primer salón está separado del comedor (3) por el lado del patio por un pasillo. El comedor cuenta con una chimenea de azulejos historiados… Victor Hugo realizará el mismo tipo de chimenea para el comedor de Hauteville House. Estas dos habitaciones y el pasillo comparten el espacio del actual salón rojo.

Un largo balcón -a día de hoy desaparecido- recorría la fachada y permitía acceder al gran salón que comunicaba con el pasillo por una puerta trasera (tapiada en noviembre de 1840). El suelo se recubrió con un inmenso tapiz y las paredes con el famoso damasco rojo tan presente en la casa. En la pared, situada frente a la entrada, la chimenea aparece rodeada de una tapicería ornamentada con clavos dorados y rodeada de armarios cuyas puertas se disimulan bajo telas de seda preciosas de fondo rojo a la derecha y fondo azul a la izquierda. Por mobiliario, consolas de madera dorada, un diván de madera esculpido y el famoso sofá coronado por el «palio del dey» –según el juego de palabras de Teófilo Gautier–, estandarte otomano procedente de la toma de Argel que fue regalado al poeta por el lugarteniente Eblé. Los pérfidos rumores convierten este sofá con baldaquín en el «trono» de Victor Hugo, reinando sobre la escuela romántica que se agolpa en este salón. Fastuosos retratos decoran este lugar de recepción: el busto en mármol de David d'Angers sobre un pedestal cubierto de seda rojo y ornamentado con clavos dorados, un retrato de la señora Hugo pintada por Louis Boulanger, un retrato del anfitrión con su hijo François-Victor de Auguste de Châtillon y del general Hugo en pie y Leopoldine por Dubufe. En julio de 1837, se añade a la colección el cuadro de Saint-Evre, Inés de Castro, que el duque y la duquesa de Orleans regalan a Victor Hugo. Este es el gran salón que más recuerdan los visitantes, los miembros del círculo romántico, los artistas, los escritores, los políticos y las personalidades que en él se congregan.