Victor Hugo escuchando a Dios

  •  

    Auguste Vacquerie (1819-1895)

  • 9,3 x 7,1 cm
  • 1853
  • Fotografía en papel salado a partir de negativo en vidrio tratado con colodión.
  • MVHP PH 750.1
  • Casa de Victor Hugo, París

En los primeros años de exilio en Jersey, Auguste Vacquerie, Charles y François-Victor Hugo instalan un taller de fotografía en Marine Terrace. Su principal actividad será el retrato, que traduce el deseo estratégico de difundir en Francia la imagen del poeta ausente pero también de guardar el recuerdo de los proscritos que comparten el exilio.
Singular, y en ocasiones experimental, esta experiencia fotográfica ofrece un extraordinario retrato de Victor Hugo con los ojos cerrados. El título de la obra surgió a raíz de una inscripción en español de la mano del poeta en uno de sus borradores: «escuchando a Dios». Parece simbolizar la escucha de esas voces de ultratumba, invisibles, que hacían hablar las mesas giratorias durante las sesiones de espiritismo con las que se entretenía el círculo de Marine Terrace.